FORD GT

FORD GT

La bestia de motor central

El primer supercoche que hizo Ford resulto ser poco menos que imbatible: el GT40 dominó todas las ediciones de Le Mans celebradas a finales de los sesenta.

Sin embargo, no fue hasta pasados 50 años cuando Ford reinventó su GT40, rebautizándolo como Ford GT. Se creó para conmemorar el centenario de Ford y para dar a Estados Unidos otro contendiente en la guerra entre los supercoches de más de 320 km/h de punta.

No hay nada mejor en esta vida que subir el volumen, pisar el acelerador a fondo en los túneles de Most Wanted y escuchar su V8 de 5,4 l con compresor anunciando su presencia con su rugido brutal. El hecho de que es capaz de alcanzar 320 km/h también ayuda.

Lanzarse a semejante velocidad en pleno tráfico urbano o dominar sus 550 CV en las curvas más cerradas requiere un pilotaje muy especial. Sin embargo, el increíble equilibrio del GT permite al conductor derrapar fácilmente para sortear las largas curvas de las autopistas que rodean Fairhaven.

Especificaciones del motor
V8 de 5,4 l
Potencia
550 CV a 6.500 r.p.m.
Par
678 Nm a 3.750 r.p.m.
0 a 100 km/h
3,7 s
VELOCITÀ MAX
330 km/h